Publicado el

la historia, escrita sobre piedra, vista desde lo alto, desgranada en átomos;

a veces tan desconocida como una leyenda,

tan articulada, tan cautiva e inspiradora como un pueblo recóndito en el que no has de vivir. 

DSC00190

Pero las ideas son presente y generan las corrientes de tu charco. Te asomas a esa ventana, que ya no cuelga sobre la calle, sino que es un símil del cristal, para ver con perspectiva la estela de los discursos vehementes, vertidos con entusiasmo lírico e inconsciente. Palabras, tan aplaudidas porque se lanzan directas contra el objetivo luminoso, pero que encierran una cruz de consecuencias no medidas, ni meditadas.

Cegados seguimos al nuevo líder, que no es otro que el viejo líder gritando el viejo discurso apabullante, vestido con piel joven, que tan bien oculta la superficialidad. Ávidos de hacer historia, olvidamos que muchos de los hechos que brillan en los libros están tejidos de momentos aterradores. Precisamente porque siempre fue más importante para el héroe matar al enemigo que salvar al inocente. Precisamente porque después de cada crítica a la abundancia siguió una época de casi democrática pobreza. 

Por eso casi deseo que la rueda se detenga, que no haya más grandes cambios ni revoluciones intensas, ni tenga yo que vivir hechos importantes para nadie, excepto para mí misma.

Anuncios

Piensas, luego escribes. ¿Verdad que si?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s